BIOGRAFÍA

                    tengo 19 años
                    y una mujer parecida a un canto



 a    l    d    e    a    n    i     t    a

            Aldeanita de seda
    ataré mi corazón
          como una cinta a tus trenzas

     Por que en una mañanita de carton
     (a este bueno aventurero de emociones)
     Le diste el vaso de agua de tu cuerpo
     y los dos reales de tus ojos nuevos

 

 

POEMA DE LA NIÑA Y DE LA FLOR

Sostengo dulcemente tu peso como brisa sobre una flor
bajará un ángel por tu forma la mañana suena las golondrinas de los árboles
como cuando se caía la sortija de tu voz en el patio
a la orilla de tu piel hay un canto crecido
doy vuelta a mi pregunta la geografía es sentimental
inmersa en el estanque se abre tu sonrisa repetida
la Torre de Eiffel a tu lado flor geométrica para los poetas puros     
(Amauta, Lima, N° 20, enero 1929, pág. 56)

 


p   o   e   m   a     a   l    l   a   d   o     d   e   l     s    u    e    ñ    o
Parque salido de un sabor admirable
Cantos colgados expresamente de un árbol
Árboles plantados en los lagos cuyo fruto es una estrella
Lagos de tela restaurada que se abren como sombrillas
Tu estás aquí como la brisa o como un pájaro
En tu sueño pastan elefantes con ojos de flor
Y un ángel rodará los ríos como aros
Eres casi de verdad
pues para ti la lluvia es un íntimo aparato para medir el cambio
moú Abel tel ven Abel en el té
Distribuyes signos astronómicos entre tus tarjetas de visita

EL ÁNGEL Y LA ROSA
                      A José María Eguren, claro y sencillo

voz de ángel rosa recién cortada
piel de rosa un ángel mirando al mar
crece el brazo de una rosa por eso una estrella niña llora
ya encontré tu flor ayer mirabas demasiado el parque
el niño cree que la cebra es un animal
la cebra es un jabón vegetal
y la rosa es un botón de nácar
o una golondrina pintada en el mar del ángel solo.
               
(Amauta, Lima, N° 21, feb.-marz. 1929, pág. 55)

 

 

c         a         m         p         o

      El paisaje salía de tu voz
    y las nubes dormían en la yema de tus dedos

                   De tus ojos cintas de alegría colgaron
                                 la mañana

         Tus vestidos
  encendieron las hojas de los árboles

                       En el tren lejano iba sentada
                              la nostalgia
         Y el campo volteaba la cara a la ciudad.

 


c    o    m    p    a    ñ    e    r    a

  Tus dedos sí que sabían peinarse como nadie lo hizo
  mejor que los peluqueros expertos de los transatlánticos
  ah y tus sonrisas maravillosas sombrillas para el calor
  tu que llevas prendido un cine en la mejilla
  junto a ti mi deseo es un niño de leche
  cuando tu me decías

  la vida es derecha como un papel de cartas
  y yo regaba la rosa de tu cabellera sobre tus hombros
  por eso y por la magnolia de tu canto
  que pena
  la lluvia cae desigual como tu nombre

   
 


p         o         e         m         a

 Para ti
 tengo impresa una sonrisa papel japón
 Mírame
 que haces crecer la yerba de los prados
 Mujer
 mapa  de música     claro de  río     fiesta de  fruta
          En tu ventana
 cuelgan enredaderas de los volantes de los automóviles
 y  los  expendedores  disminuyen  el precio de  sus  mercancías
      d é j a m e q u e b e s e t u v o z

                        Tu voz
 QUE CANTA EN TODAS LAS RAMAS DE LA MAÑANA


 

c u a r t o   d e   l o s   e s p e j o s

   En esta media noche
   con rejas de aire
                    se ajitan las manos
    Dónde estará la puerta? Dónde estará la puerta?
   y siempre no damos de bruces
   Con los espejos de la vida
   Con los espejos de la muerte
          ETERNA Juventud Vejez ETERNA
   Ser siempre el mismo espejo que le damos la vuelta
   se ajitan las manos amarillas
                     y se pierden las otras manos
   
y en este todo-nada de espejos
   ser de MADERA
                   y sentir en lo negro
           HACHAZOS DE TIEMPO


 

 

 




m           a           d           r           e

Tu nombre viene lento como las músicas humildes
y de tus manos vuelan palomas blancas

Mi recuerdo te viste siempre de blanco
como un recreo de niños que los hombres miran desde aquí distante
Un cielo muere en tus brazos y otro nace en tu ternura
A tu lado el cariño se abre como una flor cuando pienso
Entre ti y el horizonte
mi palabra está primitiva como la lluvia o como los himnos
Porque ante ti callan las rosas y la canción

 

 

 
c     o     m    e     d    o     r

           Cansancio
     Los ojos se han colgado de la percha del bastón
                         La mirada
                           es un camarero

          Pasemos el plato de la brisa
      Las frutas se han vuelto pájaros
                    para cantar
            y en todos los platos estaba la luna